Sermons

Summary: Se presenta una explicacion de la trascendencia e inmanencia de Dios.

  Study Tools
  Study Tools

SERIE: LOS ATRIBUTOS DE DIOS

TEMA: LAS SUAVES MANOS DE DIOS

TEXTO: Isaías 40:12-31

Introduccion: Usted puede conocer mucho acerca de una persona por sólo mirarle sus manos. Usted puede tener una pista de la auto-imagen de una persona por la forma de sus manos. La persona de confianza tiene un apretón firme. La persona arrogante tiene un apretón de manos de desprecio. Y la persona desconfiada apenas da la mano. Son fríos y se sienten incómodos.

La persona nerviosa o hiperactiva a menudo lo revela por medio de su apretón de manos. Una persona que realiza trabajo físico y duro tiene manos callosas. Tienen manos callosas que se han endurecido a través del tiempo debido a las constantes presiones a las que han sido sometidas. Otros realizan trabajos delicados y sus manos son extremadamente sensibles al tacto. Algunas personas son ásperas en su toque, otros son tiernos.

Se dice de los atletas que son altos y fuertes pero tienen manos suaves. Esto es lo opuesto de alguien que tiene manos de piedra. Uno lanza la pelota a alguien que tiene manos de piedra y deja caer la pelota. Usted lanza la pelota a alguien que tiene manos suaves y la recibe suavemente.

Tal vez usted se está preguntando de qué quiero hablar. Yo sé que usted sabe que Dios no tiene manos. Pero deseo darles una idea que les pueda ayudar a comprender a Dios. A veces para lograrlo debemos recurrir a ideas opuestas. Necesitamos ver que Dios está más allá y que es independiente de nosotros, pero al mismo tiempo El se ha hecho cercano a nosotros. El es fuerte y al mismo tiempo tierno. Es el poderoso y al mismo tiempo tiene manos suaves.

1. DIOS ES TRANSCENDENTE... El es único.

A fin de describir el carácter único de Dios, necesito darles dos nuevas palabras teológicas esta mañana. La primera palabra es “trascendencia.”

R. C. Sprouls dice:

Trascendencia significa “escalar”. Se define como “Ir más allá de los límites normales.” Cuando hablamos de la trascendencia de Dios. Cuando hablamos de la trascendencia de Dios estamos hablando de esa capacidad por la cual Dios se encuentra más arriba y más lejos que nosotros. El es más grande que el mundo. El tiene poder absoluto sobre el mundo. El mundo no tiene poder sobre él. La trascendencia describe a Dios en su majestad maravillosa, su exaltación.

Isaías se refería a la trascendencia de Dios cuando escribió: Is. 40:18-29 “...”

Pero también Dios mismo expresa su opinión: Is. 55:8,9 “...”

A través de toda la Biblia leemos palabras como estas. Están en la Biblia para recordarnos que Dios está más allá que nosotros. El está por encima de nuestro conocimiento y experiencia. Dios es trascendente por muchas razones:

En primer lugar. Jesucristo dice que Dios es Espíritu (Jn. 4:24). Dios no está limitado por el tiempo y el espacio. El no está amarrado a un cuerpo. Es cierto que hemos sido creados a la imagen de Dios... hemos sido creados de acuerdo a su plan... y tenemos características que reflejan a Dios (inteligencia, compasión, esencia espiritual), pero Dios no tiene manos, pies, un cuerpo, y no está confinado al tiempo y al espacio continuo. Dios no es como nosotros. El es Espíritu.

Dios tiene existencia en Sí mismo. Todo lo que nosotros oímos, gustamos, olemos o tocamos proviene de algo más. Cualquier cosa que observamos tiene una causa adecuada que la explica. Esta idea de causa y efecto la usan muchos como base de la creencia en un “ser supremo”. La gente mira el universo y concluye que debe haber alguien que estableció el orden en este universo. A veces algunas personas preguntan, “y quién hizo a Dios?” La respuesta es “nadie.” Si alguien hubiera hecho a Dios, ese alguien sería más Dios que Dios.

James Boice dice: “La auto-existencia de Dios significa que El no tiene por qué dar explicaciones a nadie. Aunque El a veces decide explicarnos ciertas cosas, no tiene la obligación de hacerlo y a menudo no lo hace. Dios no le debe explicaciones a nadie.”

En tercer lugar: Vemos la trascendencia de Dios en el hecho que Dios es auto-suficiente. Dios no tiene necesidades y no depende de nadie. El no necesita adoradores, él no necesita ayudantes, él no necesita defensores. Dios es suficiente en sí mismo.

Cuarto: Vemos la trascendencia de Dios en el hecho de que Dios es eterno. Dios siempre ha estado aquí. Nadie ha hecho a Dios. El no tiene un cumpleaños. El no está limitado por el tiempo. El no tiene principio ni fin. El no cambia. El siempre ha sido y siempre será.

Por supuesto, hay muchas otras ilustraciones de la trascendencia de Dios. Pero usted debe estar pensando: “Por qué debería interesarme esto?” Permítame darle dos razones por las cuales esto sí le interesa.

Download Sermon With PRO View On One Page With PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion