Sermons

Summary: El siguiente mensaje se extrae con correcciones del sermón de Thomas Coke predicado en la ordenación de Francis Asbury.

Resumen: En 1784, John Wesley envió a Thomas Coke desde Inglaterra para supervisar la fundación de la Iglesia Metodista Episcopal en Estados Unidos. En noviembre de ese año, Coke conoció a Francis Asbury, un líder de los metodistas estadounidenses, y compartió con él los planes de Wesley. Rápidamente se planeó una reunión con todos los predicadores metodistas para la Conferencia de Navidad en la capilla de Lovely Lane en Baltimore, Maryland, donde Francis Asbury fue ordenado por Coke y elegido por la asamblea para el cargo de «superintendente». El siguiente mensaje se extrae con correcciones del sermón de Thomas Coke predicado en la ordenación de Francis Asbury. Se han agregado citas para identificar referencias bíblicas y alusiones a las Escrituras. Si bien el género es específico, como era la costumbre del día, ciertamente estas virtudes de un líder cristiano efectivo incluyen a mujeres y a hombres.

La parte más importante del deber de un ministro es insistir en las grandes y fundamentales verdades del cristianismo ... Pero para ser un líder cristiano efectivo, uno también debe buscar y llegar a poseer las siguientes cualidades:

1. Humildad. Esta es el resguardo de cualquier otra gracia. Como alguien observa bellamente, otras gracias, sin humildad, son como un polvo fino en el viento sin una cubierta. n hombre o una mujer pueden ser muy fervorosos, muy laboriosos, pero si carecen de humildad, tal persona será solo como Penélope con su telaraña en la antigua fábula, que deshacía en un momento lo que había hecho antes. Hay algo entretejido en la naturaleza humana, que inmediatamente retrocede ante la apariencia del orgullo. Pero el líder cristiano efectivo está vestido de humildad. Cuando ninguna otra gracia brilla, aún discernimos este hermoso velo. Le damos crédito por todo. Y cuando, a pesar de toda su precaución, una gema escondida asoma, brilla con el doble de la luz. Pero, sobre todo, él es un recipiente apto para el uso de su Maestro. Su ojo es único, él o ella se encamina sin dudarlo: su único deseo es glorificar a Dios y beneficiar a la humanidad; de hecho, el líder cristiano efectivo no vive para ningún otro fin. El líder cristiano efectivo tiene el deseo de partir y estar con Cristo, y al mismo tiempo, un ferviente deseo de ser una bendición para sus semejantes. Tal persona está «crucificada para el mundo, y el mundo para él» Gálatas 6: 14). El alma efectiva del líder cristiano, desenredada de toda visión egoísta y vacía de todo deseo egoísta, es un receptáculo adecuado de todos los dones divinos que Dios está dispuesto a otorgar. El líder cristiano efectivo se tumba continuamente a los pies de su Señor, y el lenguaje de su corazón es «¡ No para mí, no para mí, sino para tu Nombre, Padre celestial, ¡sea toda la gloria!» Salmo 115: 1) No hay impedimento en el alma de tal persona para las operaciones divinas. Él es como la arcilla en la mano del alfarero, como el bolígrafo en la mano del experimentado escritor. Su espíritu humilde simplemente indaga en la Voluntad de su Dios, y cuando descubre eso, ya no confiere con carne y sangre, sino que lo cumple con la más completa resignación y enorme gozo.

2. Mansedumbre. Esta es una gracia pasiva. Es el lastre sagrado del alma: esa uniformidad, esa serenidad divina del espíritu que «no se enoja fácilmente» (1 Corintios 13: 5), que no puede incitar a la ira, esa moderación de la que habla san Pablo, que armoniza todas las pasiones y mantiene cada poder del corazón en dulce sujeción: los ata a todos a los cuernos del altar. En esto, el líder cristiano efectivo brilla eminentemente. En medio de todas las contradicciones de los pecadores y la provocación de críticas difamatorias, aún conserva su temperamento amable y nada le causa más emoción que la piedad y la compasión: todo es suavidad, todo es Amor. Este es el «Espíritu suave y apacible», que tiene mucho valor delante de Dios (1 Pedro 3: 3-4). Es el Espíritu del Cordero, cuya voz no se escuchó en las calles; quien fue oprimido y afligido, y fue llevado como cordero al matadero. Aún así, maltratado y humillado, ni siquiera abrió su boca (Isaías 53: 7). ¡Oh, cuán contrario al espíritu del manso y humilde Jesús es la turbulencia y la violencia de muchos que se llaman ministros de Cristo! «Pero las ovejas huirán de ellos, porque no reconocen voces extrañas» (Juan 10: 5).

3. Gentileza. Esta es una gracia activa, que se revela en la interacción social y el comportamiento. Es cortesía cristiana. También el líder cristiano efectivo posee en un alto grado de esta. «La gracia se derrama en sus labios» (Salmo 45: 2), porque «de la plenitud de su Señor recibe gracia sobre gracia» (Juan 1: 16). Nada exasperante sale de su boca: sus reprensiones están sumergidas en aceite, sutiles, convirtiéndose gradualmente, y en el oyente no surge una respuesta enojada. Las palabras efectivas del líder cristiano «caen como la suave lluvia abundante sobre plantas tiernas» (Deuteronomio 32: 1-2). Su aspecto, y cada gesto, y cada característica, irradian Amor. Esta es una llave por la cual se abren los corazones. ¡Qué increíble campo de acción hace que esta disposición atractiva e influyente, acompañada de la bendición de Dios, se abra gradualmente a su fervorosa alma! El líder cristiano efectivo hace que la religión parezca amable incluso ante el juicio del mundo mismo. Y, excepto cuando se emplea en los deberes más severos de las responsabilidades del líder cristiano, el líder cristiano efectivo no sabe nada del dolor de causar dolor.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion