Improve your sermon prep with our brand new study tools! Learn all about them here.
Sermons

Summary: La Ley de la causa y efecto es una ley de vida. Se llama también Ley de Consecuencia o Ley de Retribución. David en el Salmos 37:25 nos dejar un ejemplo vivo de esta ley el cual es una promesa para los justos.Para activar esta promesa es necesario que en

  Study Tools

Salmos 37:25 NVI

25 He sido joven y ahora soy viejo, pero nunca he visto justos en la miseria, ni que sus hijos mendiguen pan.

Salmos 37:25

25 Joven fui y he envejecido, y no he visto justo desamparado ni a su descendencia que mendigue pan.

La Ley de la causa y efecto es una ley de vida. Se llama también Ley de Consecuencia o Ley de Retribución. En otras palabras todo lo que hacemos tiene una consecuencia. Este Salmo es un ejemplo de esta ley el cual es una promesa para los justos pero para activar esta promesa es necesario que en cada individuo se de un proceso de trasformación la de ser un hombre o mujer justa.

David, quien escribió este Salmo tuvo que enfrentar dificultades en su vida. Pero ya siendo anciano escribe estos versos. Afirma que en su experiencia (que no es poca, pues ya es viejo) no ha visto justo desamparado o en miseria; ni su simiente o descendencia que mendigue pan esto es EL EFECTO. Pero veamos cuál es LA CAUSA: el carácter de ese hombre es justo.

I. ¿QUIÉN ES JUSTO? Por definición de Strong en este Salmo es alguien:

• Recto.

• Vive la verdad. Vive la Palabra en cada uno de sus pasos del diario vivir.

• Inocente delante de Dios. No hay nada que lo acuse.

El hombre justo es una persona de carácter maduro en el que se ve fruto.

II. ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DEL JUSTO (Identifica si son parte de tu vida)

♦ GENEROSO

Es consiente de la ley de la retribución, el siembra bien en todo momento. Es dadivoso sin dejar de ser un buen administrador. De acuerdo a lo que Dios le ha permitido prosperar él da. No derrocha lo que Dios le ha entregado sino que lo administra correctamente, entregando a Dios siempre lo mejor de sus bienes. Es responsable financieramente.

Proverbios 21:26

26 El codicioso codicia todo el día; el justo da sin retener su mano.

Proverbio 29:7

7 El justo se ocupa de la causa del desvalido; el malvado ni sabe de qué se trata.

♦ HABLA PALABRAS SABIAS

Es una persona que antes de hablar piensa. No permite que sus emociones lo controlen sino que reconoce el poder que hay en sus labios y busca en todo momento que cada palabra de sus labios sea de edificación hacia quienes lo rodean. Si no tiene nada bueno que decir guarda silencio. Sus palabras imparten consejo sabio.

Proverbios 10:32

32 Los labios del justo destilan bondad; de la boca del malvado brota perversidad.

Proverbios 15:28

28 El corazón del justo medita sus respuestas, pero la boca del malvado rebosa de maldad.

Salmos 37:30

30 La boca del justo imparte sabiduría, y su lengua emite justicia.

♦ SE DEJA ENSEÑAR

Una característica del justo es que es humilde y reconoce que no todo lo sabe y se deja enseñar. Él conoce sus limitaciones y no tiene temor ante ella sino que toma el reto de perfeccionarse y dejar que otros lo corrijan y le enseñen y busca siempre aprender. Podemos ser saturados de enseñanzas pero eso no implica que hayamos aprendido lo que hemos escuchado. El ser humano puede decir que ha aprendido cuando el conocimiento recibido es aplicado en su diario vivir.


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion