Sermons

Summary: Se tiene la idea falsa de que al convertirnos a Cristo todos nuestros problemas se van a acabar y parece que en algunos casos es todo lo contrario.

Mayor Gerardo Balmori

El Ejército de Salvación

PERSECUCION Y SUFRIMIENTO DE LA IGLESIA

2 Corintios 12:7-10

Introducción: Alguien preguntó porque sufre el justo... Esta de hecho fue la primera pregunta que surgió en mi mente desde los primeros días de mi conversión. Que el pecador sufra no es difícil de explicar ya que “la paga del pecado es muerte”. Pero que alguien que se entrega al Señor y trata de servirle con todo el corazón pase por tragedias y pérdidas irreparables... no es fácil de entender mucho menos de explicar.

Se tiene la idea falsa de que al convertirnos a Cristo todos nuestros problemas se van a acabar y parece que en algunos casos es todo lo contrario.

Desde el antiguo testamento –hace miles de años, el salmista nos recuerda “muchas son las aflicciones que el justo padecerá”...mas de todas ellas lo librara (lo ayudara) El Señor. Sal 34: 19 Que el justo sufra no es solo normal sino que es anticipado (se espera que sufran). Si Usted Y yo sufrimos es muy probable que este mismo sea una prueba viviente de que estamos agradando a Dios.

Jesús dijo enfáticamente a sus discípulos y por consiguiente a nosotros también: “en el mundo tendréis aflicción”...mas confiad yo he vencido al mundo...

Pablo mismo dijo: Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; 2 Tim 3:12

Nosotros en nuestra humana manera de ver las cosas (perspectiva), visualizamos el sufrimiento como algo negativo, trágico, ilógico, irónico e indeseable. Dios por su lado en su inconmensurable sabiduría ve en el sufrimiento un caudal de bendiciones y beneficios.

Lo entendamos o no Dios tiene un propósito para todo lo que El hace. Y el permitir que nosotros como cristianos pasemos por sufrimiento no esta exento de propósito, hay uno o varios según la Escritura.

Si vemos al sufrimiento por los ojos de Dios encontraremos algunos propósitos que El tiene para este.

1-. Revela nuestro carácter, lo bueno o malo (Pablo, Job, su esposa,)

"El sufrimiento no te hace ni deshace, solo revela quien en realidad eres".

El aguijón con el que Pablo sufría le enseñó que era orgulloso y que era propenso a ensoberbecerse.

Es casi imposible hablar de sufrimiento sin mencionar a Job. En el caso de Job el sufrimiento que le causo perder todo lo que tenia incluyendo a todos sus hijos, saco a relucir lo que había en él, su carácter, su firmeza, su fidelidad, su espiritualidad y madurez.

En la historia tan conocida de Job Satanás llega ante la presencia de Dios y... Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? 9Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.

Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová. Job 1: 8-12

Es muy fácil vivir cristianamente cuando no hay problemas; cuando toda marcha viento en popa. Es sumamente fácil agradecerle a Dios cuando todo lo que recibimos de El son bendiciones, salud, y tranquilidad.

Pero la realidad de lo que somos saldrá a flote tan pronto como comiencen a presentarse los problemas. Nuestro verdadero nivel y peso espiritual se ponen en la balanza de la realidad cuando Dios permite que algo malo, terrible, o aun devastador nos suceda.

En el caso de Job Dios permitió que perdiera todo incluyendo a sus 10 hijos en un mismo día y hora.

La realidad de su carácter no se hizo esperar y se dejo ver inmediatamente. Ante la escalofriante realidad de tal tragedia Job se levanto, y rasgo sus vestidos, [en señal de dolor], se rasuro su cabeza, (mostrando luto y duelo) se postró en tierra y adoró a Dios diciendo: desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. Y en todo esto no peco Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno. Aunque no entendía lo que le estaba sucediendo, sabía que en todo Dios tenía un propósito para él.

El Señor permitió que Job sufriera para demostrar que este era un hombre fiel, y que el dolor en lugar de moverlo a maldecir a Dios, pondría al descubierto su madurez espiritual.

Por otro lado cuando la tragedia llegó a la esposa de Job, esta mostró lo que había en ella. Aunque sin duda adoraba y servia a Dios juntamente con Job, el sufrimiento descubrió que todo era hipocresía. Al contrario de Job, no solo maldijo a Dios sino que le dijo a Job, al ver la fidelidad de este hombre, ¿aun retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Browse All Media

Related Media


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion