Sermons

Summary: Dios nos ofrece acceso a su Nombre con el proposito de darnos bendiciones.

Primer dia de Año Nuevo

¡Feliz Año Nuevo! Una dama dijo, “Seré feliz este año si sobrevivo el último año de secundaria de mi hija”.

Un Protesante dijo a su amigo, “Le preguntaste al pastor si podías salir con su hija?”

--Si.

--Y ¿qué te dijo??

--Que después de que venga Cristo.

Nuestra Primera Lectura nos ofrece a todos bendiciones para el Año Nuevo. Está tomada del Capítulo 6, Versículo 22 del Libro de Números.

Sirac 50:20 describe la bendición diaria del alto sacerdote de esta forma: ‘El bajaba y elevaba sus manos sobre toda la asamblea de los hijos de Israel para dar con sus labios la bendición del Señor y tener el honor de pronunciar su nombre. Todos se postraban para recibir la bendición del Altísimo.”

Las bendiciones de Dios significan participación en la vida y el poder de Dios. Ser bendecidos por Dios quiere decir no sólamente recibir gracia espiritual sino también abundancia material, tal como lo es el don de la tierra y su fertilidad. Esta abundancia trae consigo prosperidad y paz.

Dios nos ofrece acceso a su Nombre con el propósito de darnos sus bendiciones.

Romanos 5:1 dice, “ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

María es Reina de la Paz y la Madre de Jesús, porque no sólo llevó ella a Jesús en su vientre, sino porque al hacerlo ofreció toda la riqueza genética de su cuerpo humano, ya que fue por ella -- no por José — que Jesús "….descendió de David, de acuerdo con la carne”. (Rom. 1:3).

Puesto que María es la Madre de Jesús, se concluye que ella es también Madre de Dios. Si María es madre de Jesús y si Jesús es Dios, entonces María es Madre de Dios. No hay otra manera de escapar de este lógico silogismo.

Como Reina de la Paz, ella intercede para que nuestras vidas se ordenen de acuerdo con su hijo, Jesús.

San Agustín llamó a la paz, “tranquilidad del orden”.

Poner en orden es un tipo de patrón. Cuando nos dirigimos a Dios para decirle: oh por favor, por favor, ¡ayúdame a poner mi vida en orden! Esto es un pedido de asistencia divina para llevar a cabo los ajustes necesarios y determinar qué es lo importante en nuestra vida y qué pensamientos y motivos debemos descartar; qué asuntos requieren prioridad en nuestra lista; que buenos hábitos debemos adquirir y mantener vivos. Paz debe ser el patrón que debemos siempre buscar.

Si queremos paz debemos obedecer a la Palabra de Dios.

Tan simple como pueda parecer, necesitamos hacer precisamente lo que la Biblia nos dice: Salmos

119:165 dice, “Mucha paz tienen los que aman tu ley, Y no hay para ellos tropiezo.”

La paz es la tranquilidad del orden. No emborracharse, no drogarse, no fumar, no robar, no reñir, no maldecir, no creer en supersticiones.

Copy Sermon to Clipboard with PRO

Browse All Media

Related Media


Feliz Ano Nuevo
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion