Sermons

Summary: Este es el tercer Sermon de la campaña Espiritualidad Emocionalmente Sana, del Pastor Peter Scazzero y que nosotros dimos el pasado año empezando en el mes de Diciembre. Esta camapña fue toda una bendicion. Este es el tercer mensaje e la serie, donde habl

  Study Tools
  Study Tools

ESPIRITUALIDAD EMOCIONALMENTE SANA.

PARTE 3: RETROCEDER PARA PODER AVANZAR.

Vamos a comenzar leyendo juntos Génesis 50:15-17 y luego vamos a orar, ¿De acuerdo? “Al reflexionar sobre la muerte de su padre, los hermanos de José concluyeron: «Tal vez José nos guarde rencor, y ahora quiera vengarse de todo el mal que le hicimos.»16 Por eso le mandaron a decir: «Antes de morir tu padre, dejó estas instrucciones: “Díganle a José que perdone, por favor, la terrible maldad que sus hermanos cometieron contra él." Así que, por favor, perdona la maldad de los siervos de Dios de tu padre.»

Cuando José escuchó estas palabras, se echó a llorar. Luego sus hermanos se presentaron ante José, se inclinaron delante de él y le dijeron: —Aquí nos tienes; somos tus esclavos.”

Luego, en los versos 19-21. “—No tengan miedo —les contestó José—. ¿Puedo acaso tomar el lugar de Dios? Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente. Así que, ¡no tengan miedo! Yo cuidaré de ustedes y de sus hijos. Y así, con el corazón en la mano, José los reconfortó.”

Pongan atención al verso 20. “ustedes pensaron hacerme mal”

Subrayan en el pasaje el siguiente verso, “Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente.”

Muy bien, vamos a orar. Te dedicamos nuestro tiempo y te pedimos que este verso, que es familiar para muchos de nosotros, entre profundamente en nuestro ser y nos libere para adorar y cantar ante ti aunque las circunstancias en que nos encontremos no sean las mejores. Porque aun cuan alguna gente planee maldades en contra nuestra, o algo malo nos ocurra, sabemos que tu Dios, lo usaras para bien. Por eso te ofrecemos nuestro tiempo esta mañana en el nombre de Cristo. Amen.

Si alguna vez ha leído el libro del Génesis, todo el libro puede ser resumido por el capítulo 50, verso 20. Podría de hecho afirmarse que el verso también resumen los evangelios. “ustedes pensaron hacerme mal pero Dios transformó ese mal en bien”. La historia de José y su familia ocupa casi el 25% del libro del Génesis. Dios nos ha hecho parte de familias y nos ha dado padres. Este es un aspecto de lo que significa ser hecho a semejanza de Dios. Hemos sido hechos para experimentar amor y fuimos hechos para recibir y dar amor. Todas las personas en este salón y todas las personas que conocemos tuvieron padres. Fuimos creados a semejanza de Dios para conectarnos en una familia saludable como bebés para convertirnos en niños y experimentar esa clase de amor. Por ello, todos venimos al mundo con un hambre por relaciones estables, profundas y amorosas.

El terapista y autor Albert Pesso ha escrito que fuimos pre-conectados o creados por Dios con cinco necesidades básicas para alcanzar un desarrollo saludable conforme crecemos. Esto es pensando en un mundo sin pecado, como nacimos. Cuando un niño viene al mundo, hay una maravillosa sensación de, “Pertenezco al mundo que esperaba mi llegada”.

Primero, nacer en un ambiente donde nuestros padres estén emocionados en sus corazones y sus pensamientos por nuestra llegada. O deberían estarlo. Pero puede ser muy diferente en otros casos. Una autora, cuando se le pidió que escribiera la historia de su vida, dijo que la primera oración de su autobiografía podría ser, “nací y nadie se dio cuenta”. Ese es un ejemplo de alguien que no nació en el mismo lugar.

Nuestra segunda necesidad es ser cuidados. Tenemos la necesidad de ser mantenidos física y emocionalmente, y experimentar gestos afectivos, de aprecio y tacto, en cada etapa de nuestro desarrollo. Tercero, tenemos necesidad de apoyo. A través de todas las etapas de la vida conforme nos movemos a ser jóvenes adultos y emergemos en el mundo, necesitamos un entorno de amor y cuidado que apoye lo que hacemos y quienes somos.

Hay también una necesidad de protección, la cual es la cuarta de la lista. Como lo hacen los padres en un mundo perfecto, te protegen física, emocional y sexualmente de ser herido. Ellos proveen el tipo de protección que tú, como niño, no eres capaz de obtener por ti mismo. Con esta protección, eres lanzado en el mundo.

Finalmente, existe una necesidad de límites. Los parientes saludables proveen límites – fronteras. La gente que no crece con fronteras y límites enfrenta todo tipo de desafíos.

Algunos de ustedes conocen los desafíos. Estoy hablando desde promiscuidad y locura, a narcisismo y otras conductas. No satisfacer nuestras necesidades puede dejar todo tipo de daño. Dios nos diseñó para tener los deseos de ver esas necesidades satisfechas. En un mundo perfecto, esas necesidades pueden ser satisfechas por nuestro padre y madre biológicos. Eso es en un mundo perfecto. Así es como había sido planeado. Pero en Génesis 3, el pecado entra en la humanidad. Rebelión. Nuestros primeros padres se rebelaron contra Dios, por lo tanto, por primera vez podemos ver que las familias no son lo que fueron diseñadas para ser.

Download Sermon With PRO View On One Page With PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion