Sermons

Summary: Nuestro deber como cristiano también incluye proveer para las necesidades espirituales y materiales de los más necesitados.

LLAMADOS A SERVIR AL NECESITADO

Mateo 25:31-46

INTRODUCCIÓN

A. Según recientes datos alentadores del gobierno federal, entre 2000 y 2002, más de 3 millones de mexicanos salieron del nivel de pobreza extrema. El número de mexicanos en condición de extrema pobreza disminuyó de 24.2 a 20.3 por ciento y la pobreza considerada moderada bajó de 53.7 a 51.7 por ciento, de acuerdo al informe. En pocas palabras, uno de dos mexicanos son –mejor dicho- somos pobres. También, según ese reporte, la pobreza extrema en 1996 era de un 37 por ciento, algo más o menos a más de 34 millones de personas en ese nivel. Hoy escuchamos que nuestro país ha logrado avances en salud, nutrición y educación.

B. De acuerdo con las mismas palabras de nuestro Presidente, la pobreza es el desafío más importante y más necesario de México y es un problema que no tolera indiferencia y no admite ocultación ni fingimiento.

C. Bien, esas son cifras que nos ofrecen un retrato de una parte de la cruda realidad de nuestra sociedad a la que hemos sido llamados a servir por amor de Jesús. Como cristianos tenemos el encargo de servir a la gente necesitada. Somos enviados también a mostrar compasión hacia aquellos que de forma temporal o más permanentemente se encuentran en situaciones materialmente difíciles.

D. A partir de la última tercera parte del siglo anterior se presentó el evangelio de la prosperidad, la creencia equivocada que anuncian muchas iglesias carismáticas de que ni la pobreza ni la enfermedad –y en general ninguna necesidad económica o física- son parte del plan de Dios para los que vienen a Cristo para la salvación. Es cierto que en Cristo tenemos promesas en las que el Señor nos asegura que él ha de proveernos de lo necesario; él es nuestro proveedor y ha prometido no abandonarnos en nuestra necesidad; sin embargo, nunca, en ninguna parte de las Escrituras se les ofrece a los creyentes una vida por encima de ese nivel.

E. Si el evangelio de la prosperidad es un engaño, o al menos, un error, ¿cúal debe ser nuestra actitud ante la gente necesitada? ¿Cuál es nuestro deber ante nuestros hermanos en alguna necesidad?

F. El texto que leímos nos ofrece tres grandes enseñanzas acerca de ayudar a los necesitados.

1. SERVIR AL NECESITADO NOS IDENTIFICA CON EL CARÁCTER Y EL ACTUAR DE DIOS.

A. En el pasaje de Mateo podemos descubrir cuál es la razón definitiva por la que el Señor recompensa o castiga a estos dos grupos de personas con las que está hablando. ¿Qué hizo la diferencia entre unos y otros? Bien, es claro que se trata de obras de misericordia que les fueron hechas o negadas a los suyos; en última instancia les fueron hechas o negadas en última instancia a Él mismo. Jesús deja sin dudas que el obrar a favor o en perjuicio de los suyos, de sus hermanos, de sus pequeños, tiene repercusiones directas en él. Pero, ¿por qué el Señor actúa de esta manera?

B. No es difícil entender que en la Biblia vemos a Dios identificarse de una manera particular con la gente necesitada: Dice el Salmo 68:5 Padre de huérfanos y defensor de viudas es Dios en su santa morada. El Salmo 10:14-18 también dice: Ciertamente tú ves el maltrato y la provocación; los miras para dar la recompensa. A tus manos se abriga el desdichado; tú eres el amparo del huérfano. El deseo de los humildes escuchas, oh Jehovah; tú dispones sus corazones y tienes atento tu oído, para juzgar al huérfano y al oprimido, a fin de que el hombre de la tierra no vuelva más a hacer violencia.

C. Por diferentes razones, en algún rincón oscuro de nuestro corazón, a la gente le incomoda la gente menesterosa. Los pobres, y en general, los que sufren alguna necesidad apremiante, los percibimos como gente incómoda. Y el rechazo de los demás por la condición externa es un elemento extra que la persona necesitada debe soportar. Es por eso que debe llamar nuestra atención que Dios no se avergüenza de ponerse delante de estas personas y autonombrarse Padre y Defensor de ellos.

D. La misma vida terrenal del Verbo hecho carne nos confirma esta identificación que Dios hace con los necesitados. Nuestro Señor se hizo pobre –siendo rico; se humilló, se autolimitó, se negó a sí mismo y padeció en carne propia las dificultades sociales de su época, pues sabemos que vivió en el nivel inferior de una atrasada sociedad agrícola.

E. Pero, ¿cuál podría ser una de las razones por las que el Señor se identifique con el necesitado? Bueno, puede ser que como esta gente tienen mayores carencias, están sufriendo y tiene muy pocos recursos para aliviar su situación, esta gente representa el grupo de personas en las que él se glorifica en gran manera, pues su bondad se hace más claramente visible. Pablo dice que el poder de Dios se hace más evidente en la debilidad.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Browse All Media

Related Media


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion