Sermons

Summary: La continuación de la serie en Efesios que se llama "Nuestra Identidad en Cristo" Somos unidos y a pasos que Dios nos dio para alcanzar esta unidad. Primero: Tenemos que caminar digno de nuestro llamado. Segundo: Tenemos que caminar juntos. Tercero: Tenem

  Study Tools
  Study Tools

Estamos Unidos

Efesios 4

Una pareja tomó la desición de casarse. Cuando se estaba acercando el día especial de la boda, ellos estaban preocupados. Cada uno, tenía un problema que nunca había compartido con el otro. El novio venció su miedo y habló con su padre para recibir consejo. Padre, él dijo, yo estoy muy preocupado sobre el éxito de mi matrimonio. Amo mucho a mi novia pero tengo un problema: tengo pyne (poonay) y tengo miedo que mi novia va a estar disgustada con ellos. Su padre le respondió: este no es un gran problema. Solamente necesitas lavar los pies frecuentemente y siempre pon medias sobre tu pie antes de dormir. Para él, este parece una solución, entonces se quedó con paz.

La novia venció su miedo y tomó la desición de hablar con su madre. Mami, ella le dijo, cada mañana cuando yo me despierto, yo tengo aliento horrible y su madre le respondió: hay querida, esto es normal para todos. Pero ella le dijo, no, tu no entiendes, mi aliento es tan horrible, más que los demás, y yo tengo miedo que mi esposo nuevo no quiera dormir conmigo en la misma pieza. Entonces sencillamente le respondió: tú necesitas hacer eso, en la mañana antes de hablar: ir al baño y cepillarse los dientes. No hables ninguna palabras antes de hacer eso, y entonces la futura esposa se quedó con paz.

La pareja por fín estaba casada. Los dos recordaron los consejos de sus padres, él siempre con sus medias y ella siempre callada en la mañana. Ellos estaba experimentando paz por seis meses, pero en el sexto mes una mañana, el esposo se levantó y se dio cuenta que no tenía una de sus medias por su pie. Con miedo, él estaba buscándola en la cama; por su puesto su esposa se despertó por el ruido e inmediatamente sin cepillarse sus dientes le exclamó: ¿qué estás haciendo? Y él se asustó y le dijo: “oh no, tú haz comido mi media”

Este es un ejemplo de una pareja jóven que están intentando mantener la unidad en su matrimonio.

Somos unidos, cada cristiano debe luchar por y experimentar la unidad para que experimenten las bendiciones, los cambios, y los privilegios que tenemos en Cristo.

La carta a los efesios es una descripción de nuestra identidad en Cristo. A través de este estudio, estamos aprendiendo quiénes somos en Cristo. Hoy vamos a hablar acerca del hecho que somos unidos. Somos una comunidad, no estamos solos, no solamente somos bendecidos, no solamente somos cambiados, no solamente somos privilegiados, pero también somos unidos en Cristo.

Cada cristiano debe luchar por unidad según Efesios 4. Para experimentar esta unidad tenemos que utilizar los pasos que Dios nos dio. Entonces, cada cristiano aquí esta mañana, puede experimentar la unidad que es parte de nuestra identidad cuando estamos caminando en los pasos que Dios nos dio en Efesios 4.

Oramos….

Esta mañana, caminaremos en los pasos que Dios nos dio en Efesios 4 para que podamos ser unidos.

Nosotros nunca estamos demasiado ansianos para empezar la salud física o espiritual. Mi abuela quería mantener su forma, entonces ella empezó a caminar 5 kilómetros por día cuando ella alcanzó la edad de 60. Este año cumplió 97 años y nosotros no tenemos ninguna idea donde ella está.

Caminaremos a través de los pasos que Dios nos dio. El primer que Dios nos dio para que podamos experimentar la unidad que es posible en Cristo es:

1. Caminar digno de nuestro llamado.

Hemos hablado sobre eso en estas semanas. Nuestro llamado es de ser perfecto, aunque no podamos experimentar la perfección hasta que veamos a Cristo cara a cara. Siempre debemos luchar por la perfección en nuestra vida diaria. Escucha aquí lo que el texto dice en el versículo 1 al 3 del capítulo 4:

Por eso yo, que estoy preso por la causa del Señor, les ruego que vivan de una manera digna del llamamiento que han recibido,2 siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor.3 Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz.

Había un hombre que estaba en su auto parado en un semáforo. En frente de él había también una mujer en su auto parado y ella estaba maquillándose mientras esperaba. La luz cambió a verde pero la mujer seguía maquillándose sin darse cuenta. El hombre empezó a gritar en su auto y golpear su volante aunque la mujer no podría escuchar; de repente él estaba siendo interrumpido por un policia con su pistola apuntándole. Aunque el hombre estaba protestando, el policiá le arrestó y lo llevó a la comisaría. El hombre estaba muy enojado porque él no hizo nada horrible para ser arrestado. Después de dos horas en la comisaría, el policiá le dijo que podía ya salir en libertad. El hombre le respondió: “yo sabía que esto era injusto y tú no escuchaste mi última palabra, yo voy a regresar con mi abogado” y el policiá le dijo: “yo no le arresté por sus gritos ni comportamiento en su auto. Yo estaba atrás de tu auto y la verdad yo pensé que tú eras un idiota, pero yo pensé que no había nada que podría hacer, pero en este momento noté una cruz en su espejo y también un pez sobre tu paragolpe y una calcomanía en tu vidrio que decía “Jesús regresará pronto”. Entonces yo pensé que tú robaste el auto.

Download Sermon With PRO View On One Page With PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion