Sermons

Summary: Cuando el maquillaje cuesta $23 no es momento para llorar!

Transfiguración

El rostro de Jesús se puso resplandeciente como el sol. “Dios de Dios, Luz de Luz.”

En Exodo 34:29, “el rostro de Moisés resplandecía, después de haber hablado con Dios.”

El resplandor espiritual es el resultado de la comunión con Dios. No requiere maquillaje.

Yo vi un ‘tweet’ que decía: ‘Cuando el maquillaje cuesta $23 no es momento para llorar.’

¿De qué manera están ustedes tratando de parecerse más a Cristo?

Dios tiene un rostro – lo que quiere decir que El es un ‘tu’, una persona, que puede establecer una relación contigo.

La palabra hebrea para ‘presencia’ significa literalmente ‘rostro’. En la Misa imploramos: … “admítelos a contemplar la luz de tu rostro.”

¿Cuándo se inicia esto?

Comienza en el momento que nos convertimos a Cristo por la fe y el bautismo; somos entonces transformados por la acción del Espíritu Santo y convertidos en una nueva creación en Cristo.

Si se te ilumina el rostro cada vez que recibes un mensaje de ella o de él, ve a ajustes y baja el nivel del brillo; te durará más la pila.

Uno se convierte en lo que contempla.

2 Corintios 3:18 dice, “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.”

La clave, dice Pablo, consiste en … “mirar cara a cara la Gloria del Señor.” En otras palabras, nos transformamos en su imagen al contemplar su gloria. Uno se vuelve cada vez más en lo que constantemente contempla. Contemplar el tabernáculo y la sagrada hostia en adoración es contemplarlo a EL. Es el conocerlo y saber que El nos conoce en los rincones más escondidos de nuestras almas donde encontramos la más profunda intimidad de nuestro ser; detenernos en el camino e invitarlo a que El entre. La comunión con Dios es lo que nos transforma.

Esto es el corazón de todas nuestras historias. Su presencia es lo que nos ha cambiado; su presencia es donde nos encontramos con nosotros mismos. El completa nuestro incompleto ser.

Pero, tal como un autor dijo: “Y, sin embargo, aún hoy en día, teniendo que luchar para mantener esos momentos de cara a cara con El como prioridad, los añoro, pero son muchas las cosas que me distraen.”

Fuera de su presencia, todo lo demás se convierte en un manojo de actividades religiosas que nos mantienen ocupados. Lo que realmente anhelamos en esta vida es SU presencia - lo añoramos a El – como el centro de todo lo que somos.

2. Sobre “Perder el Resplandor de Dios”

El resplandor de Dios no es algo permanente. Está sujeto a la forma en que vivimos nuestras vidas.

Cuando Moisés subió a la montaña para encontrarse con Dios, el estuvo ausente por cuarenta días. Los israelitas se ‘aburrieron’ de esperarlo y decidieron hacer un ‘becerro de oro’ con la finalidad de tener una fiesta. Muy pronto, Aarón lo convirtió en una función religiosa para ellos. ¡Cuán emocionante!

El rostro de Aarón se oscureció pero el de Moisés resplandeció.

Aarón hizo lo que la gente quería, pero esto los condujo a la idolatría. Moisés estaba resplandeciente por su comunión con Dios; el había estado escuchando y recibiendo la Palabra de Dios.

Ilustración de tres versículos:

Isaías 3:9, “La expresión de su rostro testifica contra ellos.” Lo que sea tengas en tu corazón va a revelarse en tu semblante!

Lucas 11:34 – “La lámpara del cuerpo es el ojo; cuando tu ojo es bueno, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo está en tinieblas”. Y Génesis 4:6 dice, El SEÑOR dijo a Caín: “¿Por qué estás enojado, y por qué se ha demudado tu semblante?”

En inglés las palabras “Shine” y “whine” son fácilmente mal escritas porque en el teclado la “s” está justamente abajo de la “w”.

Un resentimiento, un sentido de desgracia y de condenación tomó posesión del corazón de Caín. Su expresión de abatimiento, mirada oscura y su semblante indicaban sus pensamientos e intenciones malignas.

Nosotros no podemos depender de un único encuentro espiritual con Dios y esperar que se mantenga vivo el resplandor producido. Con posterioridad a un encuentro con El, el resplandor se disipa y tenemos que volver de nuevo, una y otra vez a su presencia, lo que significa dedicar tiempo a la devoción para restaurar en nosotros ese esplendor.

Adquieran dominio del tiempo que dediquen a Dios por medio de la oración y el estudio de la Biblia, sin esto nunca conseguirán en su vida que su rostro refleje el esplendor de Dios.

La transformación viene como parte de un proceso de la revelación de la palabra de Dios…

Romanos 12:2: dice: “TRANSFORMAOS por medio de la renovación de vuestro entendimiento.”

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Browse All Media

Related Media


La Ascension
Dan Stevers
Video Illustration
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion