Sermons

Summary: “Por tanto, DEJARA el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Génesis 2:24) Con este mandamiento de tres partes, Dios creó la ordenanza y la institución de matrimonio.

  Study Tools

Fundamentos de Dios “El Matrimonio”

PARTE 2 - DEJAR, UNIRSE EN UNA SOLA CARNE.

1. EL MATRIMONIO DEBE COMENZAR CON UNA RENUNCIA A TODA RELACION ANTERIOR A FIN DE ESTABLECER UNA RELACIÓN PERMANENTE ENTRE UN HOMBRE Y UNA MUJER.

“Por tanto, DEJARA el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Génesis 2:24)

Con este mandamiento de tres partes, Dios creó la ordenanza y la institución de matrimonio.

El matrimonio comienza con DEJAR: Dejar de tener otras relaciones. Primeramente esto implica fidelidad entre los esposos, pero también, implica que es necesario abandonar a su padre y madre, y todos los lazos menores con familiares y amigos deben quedar rotos, cambiados, o dejados.

Tal vez me dirá: ¿Cómo voy a romper mi relación con los que también amo: padre, madre, amigos y familiares? Lo que la Biblia explica es que YA NO existirá una relación PERSONAL con los demás, sino una relación MATRIMONIAL con ellos. La gente debe vernos unidos, de manera que mi relación con mis padres tiene que ver con NUESTRA relación (Esposo y Esposa) con ellos, es decir los dos representamos una sola carne- espiritualmente, intelectualmente, emocionalmente y físicamente. Abandonar a nuestros padres no es olvidarse de ellos. Las obligaciones de amor con los padres perduran. Sin embargo estos lazos deben cambiarse, de modo que el compromiso del hombre sea ahora a su esposa, y el compromiso de la esposa es ahora a su marido. El Señor dio al hombre este mandamiento, para establecer una nueva casa de la cual él será responsable.

5. EL MATRIMONIO CRISTIANO REQUIERE UNA CONEXIÓN INSEPARABLE DE MARIDO Y ESPOSA MIENTRAS AMBOS COMPAÑEROS ESTÁN VIVOS.

“Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se UNIRA A SU MUJER, y serán una sola carne” (Génesis 2:24)

Usted no puede UNIRSE realmente a menos que usted DEJE su vida anterior. Si no estamos dispuestos a dejar esa vida, tampoco estaremos dispuestos a unirnos de por vida. La palabra hebrea para "unirse o ser parte" es DABAQ. Aquí están algunas definiciones de DABAQ:

“Adherirse, o pegarse a un soporte sólido, formar unión, ser unido juntos, unirse, atenerse el uno al otro”.

En el Nuevo Testamento, la palabra en griego significa cementar juntos - para adherirse como el pegamento - o ser soldados juntos de modo que los dos no puedan ser separados sin ser destruidos. Déjeme explicarle esto: La relación de esposa y marido podría ser también comparada a dos hojas del papel que son pegadas juntas. Si usted trata de separar las hojas de papel se rasgan y se rompen ambas. Si usted trata de separar a marido y esposa, ambos reciben daño - y en los casos donde tienen hijos, ellos reciben daño también.

El divorcio es como cortar por mitad a los hijos, con una sierra, de la cabeza a la punta del pie. Esta no es una ilustración agradable pero tengo la esperanza esto nos ayude a entender las serias consecuencias del divorcio.

Jesús mismo dijo: “Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, NO LO SEPARE el hombre. (Mateo 19:6).


Browse All Media

Related Media


Mystery Revealed
SermonCentral
PowerPoint Template
Marriage Matters
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion