Sermons

Summary: Sermón para el domingo de resurrección

  Study Tools

Lucas 24:1-12

INTRODUCCIÓN

ILL Un joven, hijo de una familia rica, estaba a punto de graduarse de la escuela superior. Era la costumbre en su comunidad que los padres le regalaran al graduando un carro. Bill y su papá habían pasado meses buscando, y la semana antes de la graduación encontraron el perfecto .

La noche antes de la graduación, su papá le dió una Biblia envuelta en papel de regalo. Bill estaba tan molesto que tiró la Biblia al piso y salió corriendo; nunca se vieron más. Fueron las noticias de la muerte de su papá lo que le hicieron regresar.

Una noche, examinando las cosas que iba a heredar, vió la Biblia que su papá le había dado. Sacudió el polvo y la abrió, solo para encontrar un cheque de cajero por la cantidad exacta del carro que habían escogido.

¿Cuantas personas en este mundo le han hecho lo mismo a Dios? Han rechazado sus promesas, porque no las entenden o no creen que son posibles.

En nuestro mundo se nos enseña, que “si algo suena demasiado bueno para ser verdad, probáblemente lo es.” Hemos sido tan engañados con “promesas vacías”, que dudamos de cualquiera que nos ofrezca algo por nada.

Ahora, ¿sabes qué? Dios nunca ha hecho una promesa que no cumpla. El es diferente. Y en el domingo de resurección, en lugar de darnos “promesas vacías”, nos dió vacíos llenos de promesas.

I. LA TUMBA VACÍA (vv. 1-3)

La piedra que estaba puesta frente a la tumba era enorme; probáblemente pesaba más de 2 toneladas. Los romanos la habían sellado, y nadie la podía mover sin permiso.

Cuando las mujeres llegaron allí los soldados estaban inconscientes, la piedra había sido movida, y un ángel, brillando como un rayo, está sentado sobre ella. Escuchemos sus palabras... (v. 7)

Jesús había resucitado - estaba vivo - la tumba estaba vacía. ¡Qué tremenda promesa tiene esto para nosotros!

ILL Felipe, de 8 años nació con el síndrome de Down. Nunca sintió que pertenecía al grupo, y aunque era bastante agradable, era diferente a los demás.

En su clase de ED, semanas antes del domingo de Resurrección, la maestra de Philip introdujo un proyecto especial. Le dió a cada niño un huevo de plástico vacío, con instrucciones de ir afuera, encontrar un símbolo de nueva vida y ponerlo dentro del huevo. El grupo respondió con mucho entusiasmo.

De regreso en el salón, se abrieron los huevos, y cada niño explicó a los demás el significado de su símbolo. En el primero había una linda flor, en otro una hermosa mariposa, y en el tercero grama verde. Los niños estaban sorprendidos.

Finálmente, se abrió el último - estaba vacío. “Eso es estúpido,” dijo uno. Otro murmuró, “Alquien no lo hizo bien.” La maestra sintió que alguien le halaba la falda - era Felipe. “Ese es mío,” dijo, “y sí lo hice bien. Esta vacío porque la tumba estaba vacía.”

Hubo en el salón un silencio poco común. Y desde ese momento, Felipe fué aceptado como parte del grupo.

El continuó luchando con muchos problemas físicos. Y ese verano, después de combatir una infección común, murió.

En su funeral, los niños y su maestra trajeron un huevo vacío y lo pusieron al lado de su ataúd, en símbolo de nueva vida y esperanza.


Browse All Media

Related Media


A God-Man Down
SermonCentral
PowerPoint Template
Empty Grave
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion