Improve your sermon prep with our brand new study tools! Learn all about them here.
Sermons

Summary: La oración no es ostentación ni manipulación, sino relación con Dios.

  Study Tools

A puerta cerrada

Intro: Cuando recién nos hicimos novios Delia y yo, me vi en serios aprietos. Aunque usted no lo crea, yo era bastante introvertido y tímido, y mi problema era que la plática no me salía con mucha facilidad. Recuerdo que al principio, comencé a emplear una técnica para no quedarme sin tema de conversación cuando hablaba por teléfono con Delia. Comencé a hacer una lista escrita de temas o asuntos para conversar con ella. Así que tomaba el teléfono y a mi lado tenía mi bosquejo e iba abordando punto por punto y palomeando lo que se iba cubriendo durante la conversación. Por supuesto, después de un tiempo breve, la lista fue innecesaria porque al conocernos más y crecer en confianza, la comunicación fluía ya por banda ancha.

¿Qué pensarían de mi matrimonio si después de casi 17 años de casados todavía yo tuviera que hacer mi “listita” de temas para no quedarme sin conversación con mi esposa? Por supuesto, algo estaría radicalmente mal en nuestra relación ¿no creen? Doy gracias a Dios que al haber crecido en comunión, la comunicación fluye ampliamente y no hay necesidad de técnicas especiales para recordar qué debo hablar con mi esposa.

Pero aunque la mejoría de la comunicación con Delia es notoria al paso de los años, hay otra comunicación en mi vida que ha tenido una mejoría más lenta. Me refiero a la oración, a mi comunicación con Dios. Siento que a pesar de tantos años de relación con Dios, todavía estoy en pañales en este rubro. Siento como que todavía tengo mi listita de asuntos y tengo que ser muy estructurado porque si no me distraigo o dejo de hablar cosas importantes con Dios.

Estoy casi seguro que no soy el único que lucha con este asunto. Quizá tú mismo puedes reconocer que tu vida de oración es muy pobre o quizá inexistente. Si eres como yo, a veces comienzas a orar y te distraes con algún pensamiento y cuando te das cuenta has dejado de orar y estás pensando en tus pendientes; o bien, comenzaste a orar y te quedas “dormido” en los brazos del Señor. Tal vez para ti la oración signifique nada más una buena costumbre al despertar o acostarse o antes de cada alimento. O bien, quizá sólo oras cuando quieres que Dios haga algo por ti. Quizá estás iniciando una relación con Dios o te interesa iniciar una, pero no sabes cómo hablar con Dios y te sientes inadecuado, incómodo, piensas que no lo podrás hacer bien o que no dirás las palabras correctas y por eso te sientes desanimado a orar.

Pues bien, para todos nosotros que luchamos con el asunto de la oración, hoy hay buenas noticias. Porque un día, Jesús desde un monte, dio un sermón que se ha llegado a conocer como “El sermón del monte” y entre los muchos puntos que abarca en ese discurso habla bastante de la oración. Nos dice cuál es la esencia de la oración, cómo debemos orar, nos da un modelo de oración, en fin, en el sermón del monte podemos encontrar mucha enseñanza práctica para crecer en este medio de gracia en el que a veces estamos tan rezagados.

Allá en Mateo 6:5, Jesús comienza diciendo: “Cuando oren, no sean como los hipócritas, porque a ellos les encanta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que la gente los vea. Les aseguro que ya han obtenido toda su recompensa”.


Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion