Sermons

Summary: Debemos dejar el pecado, correr con paciencia y poner los ojos en Cristo

  Study Tools

Intro: Imagina que el jefe, que es el dueño de la empresa, te invita a su oficina y te dice que ha visto tu desempeño y que quiere ascenderte de puesto; por supuesto, tendrás un salarios tres veces mejor que el que tienes ahora. Pero te dice: “Antes de hacer oficial tu ascenso, quiero que me hagas un favor, en tu próximo reporte, me gustaría que no aparezcan las ventas de ciertas mercancías… ¿Me explico? ¿Estás en el equipo o no?”

¿Qué harías? Sabes que si no lo haces, no tendrás tu ascenso y quizá también te cueste el trabajo (y sabes cuánto necesitas este trabajo). Podrías racionalizarlo diciendo, “no sería robo o fraude pues él mismo dueño me lo está pidiendo” o “En este país así funcionan las cosas” y muchas “razones” más para aceptar este ofrecimiento. Te quiero decir lo que una persona que estaba en una relación creciente con Cristo hizo en esa situación. Fue con su jefe y le dijo que en esas condiciones no quería el ascenso y que no se prestaría a ese tipo de cosas, sabiendo que sus días en la empresa estaban contados y pasaría a ser un número más en las estadísticas del desempleo.

El jefe le dijo: “Por favor, entrega tu reporte final en este puesto en la empresa porque a partir de hoy has sido ascendido…¡Felicidades por tu honestidad, saliste aprobado de esta prueba”

Se trataba de una prueba y todo tuvo un final feliz. Pero sabemos que el resultado inmediato no siempre es así. A veces, el final de situaciones en las que tienes que demostrar de qué estás hecho por dentro, implicará quedarse sin trabajo, perder relaciones, enfrentar dificultades, pero lo importante, para ti y para mí que estamos en una relación creciente con Cristo, siempre será tener un carácter aprobado por Dios, tener las manos limpias delante de Dios.

Mantener un carácter aprobado en un mundo caído no es un asunto fácil. Mantener un buen testimonio delante de las personas no siempre resulta sencillo. A veces los resultados inmediatos no parecen ser favorables o alentadores en el corto plazo, no siempre los resultados son finales felices en nuestras historias, y esto puede comenzar a desanimar a algunos de continuar manteniendo ese testimonio o conducta aprobada delante de Dios.

Esto precisamente les estaba pasando algunos creyentes de los primeros años del cristianismo. El autor de la epístola a los Hebreos, precisamente, escribe su epístola a personas que necesitaban escuchar nuevamente las buenas noticias del evangelio porque se estaban desanimando y abandonando el camino recto.

La epístola a los Hebreos es muy particular. En ella encontramos grandes advertencias en contra de claudicar o abandonar por completo la fe en Cristo. Lo que pasa es que un grupo de los destinatarios originales de la epístola estaban dejando por completo la fe en Jesús y estaban regresando a formas y creencias judías mezcladas con un poco de filosofías paganas. En fin, estaban abandonando por completo a Cristo por haberse desanimado en mantenerse firme en la fe y conducta aprobada delante de Dios. Por eso, Hebreos se caracteriza por sus declaraciones y advertencias fuertes en contra de dejar de seguir a Jesús. Pero al mismo tiempo nos anima y nos da la respuesta a este tipo de lucha que quizá hoy mismo estemos pasando.


Browse All Media

Related Media


Breaking Through
SermonCentral
PowerPoint Template
Growing In Grace
SermonCentral
PowerPoint Template
Journey Of Faith
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion