Sermons

Summary: Dios es más grande de lo que pensamos o imaginamos

  Study Tools

DIOS GRANDE 1/Oct/05

Salmo 86:8-12

Intro: Un día estaba esperando mi turno en una sala de espera y estaban pasando en la televisión, un episodio más de las chicas superpoderosas. No es que yo acostumbre ver estos dibujos animados japoneses, pero ese día mientras esperaba, vi todo el episodio. El profesor dio un regalo a bellota, bobón y burbuja. Les dio una especie de mascota que el había inventado. Se llamaba: Pipo. La única instrucción fue no darle de comer a pipo más que una vez al día. Bellota vio a pipo solito y le dio de comer. Luego de un rato, bobón vio la carita triste y hambrienta de pipo y le dio de comer, por último, burbuja vio a pobre pipo con cara de hambre y le dio de comer. El problema era que cada vez que pipo comía, quería comer más y quedaba cada vez más grande de tamaño. Las chicas superpoderosas no se daban cuenta de este proceso hasta que fue demasiado tarde y pipo era un gigantesco monstruo que sólo quería comer todo lo que estaba a su paso.

Hermanos, esta historia de las chicas superpoderosas ilustra una realidad en nuestras vidas. Nosotros también tenemos “PIPOS” a quienes vamos alimentando y van creciendo en nuestras mentes hasta el punto que son muy, muy, muy grandes. Alguna circunstancia, alguna persona, algún pecado, algún problema, cualquier cosa a la que nosotros vamos dándole mayor importancia, mayor poder, mayor grandeza. Y dejamos de ver al que verdaderamente es grande como es en realidad y comenzamos a verlo cada vez más pequeño: comenzamos a creer que Dios no es tan poderoso, tan majestuoso, tan grandioso, tan extraordinario.

Cuando dejamos de ver la grandeza de Dios, comenzamos a pensar y a creer que algún aspecto de la creación realmente lo es. Quizá tu has pensado algo así:

1.Este problema no tiene solución. Es situación ya no va a cambiar. (es decir, El problema es más grande que Dios).

2. Lo que he hecho ya no tiene perdón. Estoy condenado para siempre. Para siempre tendré que llevar esta culpa. (Es decir, mi pecado es más grande que Dios).

3.Si esta persona no me ama, entonces no vale la pena vivir. Si este grupo no me acepta, entonces para que seguir adelante. (Es decir, la gente es más grande que Dios).

4.Si este proyecto no se cumple, entonces soy un perdedor. Como no pude realizar mis propósitos, no valió la pena mi vida. (Es decir, mis propósitos son más grandes que Dios).

Cuando dejamos de ver al Dios grande de la Biblia, empezamos a creer que algo o alguien más es grandioso y digno de toda nuestra adoración.

Pero el Dios de la Biblia, Jehová de los Ejércitos, el santo de Israel, el Dios eterno, el todopoderoso, que habita en luz inaccesible, el invicto y sabio Dios, NO comparte con nadie más su poder, su gloria y su grandeza. Por eso hoy y todo este mes queremos recordar y afirmar que DIOS ES GRANDE.

Los salmos nos ayudan a recobrar una perspectiva correcta de las cosas. El Salmo 86 es un ejemplo de esto. El salmista comienza hablando de su situación, de su problemas, de su angustia y clama al Señor “bueno y perdonador cuyo amor es grande para con los que le invocan”.


Browse All Media

Related Media


A God-Man Down
SermonCentral
PowerPoint Template
Glory Of God
SermonCentral
PowerPoint Template
Provision
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion