Sermons

Summary: Una mentira es algo falso dicho con la intención de engañar. Cuando mentimos, estamos hablando la lengua nativa de Satanás. Es música para sus oídos. Habla la verdad en el amor. Mantén tu lengua alejada del mal, y tus labios de hablar engaños.

LA LENGUA MENTIROSA

"El labio veraz se establecerá para siempre, pero la lengua mentirosa es sólo un momento." (Proverbios 12:19)

La lengua es uno de los órganos más pequeños del cuerpo; un mundo de maldad entre las partes del cuerpo, maldad inquieta, llena de veneno mortal. Corrompe todo el cuerpo, incendia todo el curso de la vida de uno, y se incendia a sí misma en el infierno (Santiago 3:5-6). La maldad de la lengua actúa dentro y fuera. Nos contamina por dentro y destruye nuestra vida por fuera. No deja nada sin dispersar. El hombre está continuamente domesticando y ha logrado domar a las criaturas que Dios ha puesto bajo su vigilancia. La lengua no puede ser domada; es más salvaje, más poderosa y más escurridiza que cualquier animal de la selva. Su potencial para el mal es tan grande que Dios la aprisiona detrás de un doble carcelero: los dientes y los labios. Está directamente unida al corazón, y es el corazón el que motiva y manipula la lengua para el bien o el mal, para bendecir o maldecir. En Mateo 12:35-37, Jesús dijo, "El hombre bueno del buen tesoro de su corazón saca cosas buenas, y el hombre malo del mal tesoro saca cosas malas". Pero yo os digo que por cada palabra ociosa que hablen los hombres, darán cuenta de ello en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado."

Cuando vas al médico, una de las primeras cosas que examina es tu lengua. Le dice mucho sobre tu condición física. Si está recubierta, es probable que tengas fiebre. Si está amarillenta, tu sistema digestivo puede estar en mal estado. Al examinar la lengua, el médico puede saber mucho sobre su estado físico. Del mismo modo, mediante un examen de la lengua, también aprendemos bastante sobre la condición espiritual de una persona. Justin Mártir escribió, "Al examinar la lengua de un paciente, los médicos descubren las enfermedades del cuerpo; los filósofos descubren las enfermedades de la mente; los cristianos descubren las enfermedades del alma".

Un timón determinará la dirección de un barco a pesar de su tamaño insignificante en comparación con el gran barco de mar. De la misma manera, la lengua dirigirá las acciones y determinará la dirección de todo nuestro cuerpo, a pesar de que es una de las partes más pequeñas de nuestra persona. Nuestra vida está destinada a ir en alguna dirección. La palabra correcta en el momento adecuado puede abrir las puertas de grandes cosas que marcarán el curso del trabajo de su vida. Por otro lado, la palabra equivocada pronunciada en cualquier momento, incluso en un momento desprevenido, puede cerrar puertas, establecer una reputación y marcar el destino para el mal. Las palabras pueden, sin duda, determinar nuestra dirección. "¿Quién es el hombre que desea la vida y ama muchos días para ver el bien? Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engañosamente." (Salmo 34:12-13)

Ningún ser humano puede domar la lengua, sólo los espiritualmente maduros pueden controlar su lengua. La mayoría de las veces, nos resulta difícil controlar nuestra lengua, las palabras tienen una forma de deslizarse de la lengua y pasar por nuestros labios antes de que nos demos cuenta. "La boca de un tonto es su destrucción, y sus labios son la trampa de su alma." (Proverbios 18:7); "Un falso testigo no quedará impune, y el que habla mentiras perecerá". (Proverbios 19:9). La lengua mentirosa odia a los que son aplastados por ella, y la boca lisonjera causa la ruina". Pecar en nuestro discurso es fácil, no difícil. Si pudiéramos amordazar nuestra boca y domar nuestra lengua, todo lo demás sería simple en comparación.

Los pecados verbales pueden destruir una familia o una congregación, están motivados por pecados mentales como la arrogancia, los celos, la amargura, la venganza, la implacabilidad, el odio, el adulterio mental, la mezquindad, la envidia, los sentimientos de culpa, etc. Todos estos pecados se centran en otras personas en un momento u otro. Cuando alguien extiende la mano para atacar a otra persona, la lengua se utiliza para expresar los pecados mentales internos que ya están presentes. Tal conversación puede ser directa y mordaz, incluso vulgar; o la conversación puede ser sutil, refinada, intelectual.

Una mentira es algo falso dicho con la intención de engañar. Decir una mentira es evitar decir la verdad. Esto se hace diciendo algo falso directamente, o falsificando la verdad. Mentir es engañar intencionalmente a los demás cuando esperan una comunicación honesta. Mentir es erigir un límite entre la verdad que estamos viviendo y la percepción que los demás tienen de nosotros. La tentación de hacer esto a menudo nace de la comprensión de que los demás desaprobarán nuestro comportamiento. La biblia habla de gente que "camina en la mentira". Dios dice: "He visto una cosa horrible en los profetas de Jerusalén: cometen adulterio y caminan en la mentira; también fortalecen las manos de los malhechores, para que nadie se vuelva atrás de su maldad. Todos ellos son como Sodoma para mí, y sus habitantes como Gomorra". (Jeremías 23:14). Algunas personas dicen mentiras ocasionalmente, pero aquellos que caminan en la mentira dicen mentiras habitual y compulsivamente. Viven bajo falsos pretextos. La gente miente para que otros formen creencias que no son verdaderas. La gente dice mentiras por muchas razones. Mienten para evitar la vergüenza, para exagerar sus logros y para disfrazar sus malas acciones. Hacen promesas que no tienen intención de cumplir. Muchos mentimos a nuestros amigos y familiares para no herir sus sentimientos. Cualquiera que sea nuestro propósito al decirles, las mentiras pueden ser burdas o sutiles. Algunas consisten simplemente en eufemismos o silencios tácticos. Pero es en la creencia de una cosa mientras se intenta comunicar otra que nace toda mentira. Por supuesto, el mentiroso a menudo imagina que no hace daño mientras sus mentiras no sean detectadas, pero el mentiroso casi nunca comparte este punto de vista. En el momento en que consideramos nuestra deshonestidad desde el punto de vista de aquellos a los que mentimos, reconocemos que nos sentiríamos traicionados si se invirtieran los papeles. La oportunidad de engañar a los demás está siempre presente y es a menudo tentadora, y cada caso nos arroja a uno de los terrenos éticos más escarpados que jamás hayamos atravesado.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion
;