Improve your sermon prep with our brand new study tools! Learn all about them here.
Sermons

Summary: Si a cada uno de los capítulos del evangelio según San Lucas pudiéramos ponerle nombre por sección, el capítulo 15 con seguridad podría recibir el nombre de "Sección de Cosas Perdidas." Incluso los dos últimos versículos del capítulo 14 tienen que ver con

  Study Tools

Perdidos en el patio

El Royal Charter era un buque magnífico. Le había dado la vuelta al globo y habiendo anclado en cada puerto de importancia estaba en camino de retorno a casa. Había anclado en Queenstown y se había mandado mensaje que la mañana siguiente atracaría en Liverpool.

El alcalde mayor de Londres y el alcalde mayor de Liverpool, lo mismo que una banda de músicos y miles de personas estaban en el muelle esperando para darle la bienvenida. Pero el Royal Charter se hundió en la noche en camino de Queenstown a Liverpool, casi toda su tripulación pereció ahogada.

Al pastor William M. Taylor se le pidió que informara a la esposa del piloto que su esposo había desaparecido, ya que eran miembros de su iglesia. El pastor Taylor tocó a la puerta y una niña le abrió la puerta y le dijo:

-Pastor Taylor, creía que era mi papá. ¡Hoy viene a casa!

Cuando entró en la casa, el pastor se encontró con la mesa en la sala, preparada para el desayuno. La esposa del piloto vino a él y le dijo:

-Pastor Taylor, discúlpenos por tener la mesa aquí a esta hora, pero, como usted sabe, mi esposo viene hoy a casa. Si usted se queda a acompañarnos, hará que nuestro día sea como en el cielo.

El pastor Taylor tomó las manos de la mujer y le dijo, después de un momento:

-Mi querida hermana, el Royal Charter se hundió anoche. Su esposo se encuentra entre los perdidos. Me temo que ya no pueda volver a casa.

La mujer le miró por un momento y después, llevándose las manos a la cara, sollozó:

-Dios mío, tan cerca de casa ¡y se ha perdido para siempre!

Si a cada uno de los capítulos del evangelio según San Lucas pudiéramos ponerle nombre por sección, el capítulo 15 con seguridad podría recibir el nombre de "Sección de Cosas Perdidas." Incluso los dos últimos versículos del capítulo 14 tienen que ver con algo perdido: en este caso es la sal que pierde su sabor. El capítulo que nos interesa, el 15, empieza con la parábola de la oveja perdida, continúa con la parábola de la moneda perdida y termina con la parábola del hijo pródigo.

La parábola que nos interesa en esta ocasión es la tercera, la parábola del hijo pródigo:

También dijo: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.

Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.

Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como uno de tus jornaleros.


Browse All Media

Related Media


Breaking Through
SermonCentral
PowerPoint Template
Growing In Grace
SermonCentral
PowerPoint Template
Journey Of Faith
SermonCentral
PowerPoint Template
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion