Sermons

Summary: Escuchen los consejos y acepten las instrucciones, para que puedan ganar en sabiduría en el futuro. Muchos son los planes en la mente de un hombre, pero es el propósito del Señor el que se mantendrá.

SEÑOR, ABRE MIS OÍDOS AL ESPÍRITU DEL CONSEJO

"El oído que escucha la reprensión vivificante habitará entre los sabios." (Proverbios 15:31)

Para que la visión funcione, debe ir acompañada de instrucción. Jesús sobresalió no sólo porque tuvo una visión, sino porque sus oídos estaban afinados para escuchar a Dios.

"El Señor Dios me ha dado la lengua de los sabios, para que sepa hablar una palabra a tiempo al que está cansado; despierta mi oído para oír como los sabios. El Señor Dios ha abierto mi oído, y no fui rebelde, ni me volví atrás." (Isaías 50:4-5)

Jesús estaba sintonizado para escuchar al Padre mañana por la mañana. Fue capaz de recoger todas las instrucciones del cielo, por lo que se comprometió a la presencia de su Padre, y las hazañas se hicieron inevitables. Eso es todo lo que necesitamos para sobresalir en la vida.

El Espíritu del consejo abre nuestro oído para escuchar desde el cielo y nos guía para mejorar los resultados existentes.

"Donde no hay visión, el pueblo perece" (Proverbios 29:18)

Dios tiene una expectativa de ti (Jeremías 29:11), esa expectativa es lo que llamamos visión. Pero el que imparte las visiones es el Espíritu del Consejo. Él es quien te dice "Este es el camino, andad por él" (Isaías 30:21). Así que te vuelves imbatible porque has localizado el camino que Dios ha ordenado para ti.

El ejército del fin de los tiempos es un ejército de visionarios: hombres que han encontrado su lugar y han apostado sus vidas en él. "Correrán como poderosos, escalarán el muro como hombres de guerra, y marcharán cada uno por su camino, y no romperán sus filas: No se empujarán unos a otros, cada uno irá por su camino, y cuando caigan sobre la espada, no serán heridos. (Joel 2:8-9 )

Cuando Dios te envía, ningún diablo puede detenerte. Cuando Dios te eleva para una misión particular, ningún enemigo puede resistirte. Cuando Dios te levanta y te coloca en un trabajo particular, ningún diablo puede frustrarte. Sufres frustraciones porque no tienes visión. Necesitas visión para estar bien posicionado. Cuando Dios te envía, Él compromete su presencia para que te acompañe. ¡Su presencia hace toda la diferencia! La presencia de Dios hace realidad cualquier cosa que Él te envíe a hacer. Fiel es el que te llama, que también lo hará. (1 Tesalonicenses 5:24)

CIEGO Y SORDO?

Es algo peligroso cuando no puedes ver la visión de Dios ni oír la voz de los cielos. Cuando eres ciego y sordo, estás atrapado en agujeros. Tu dignidad y tu honor están encerrados en algún lugar. Tu belleza y gloria están enterradas en mazmorras, porque eres sordo. "Oíd, sordos, y mirad, ciegos, para que podáis ver..." (Isaías 42:18, 22)

Hay pastores, ministros de Dios que sólo necesitan un poco de instrucción del cielo que los lleve al reino de la explosión que han estado esperando. No tienes que morir haciendo pequeñas cosas mediocres, hay algo más que te espera. Dios quiere entregártelo, pero vendrá por el Espíritu del Consejo.

Los vencedores son aquellos que prevalecen sobre lo que sus propios pensamientos, emociones y deseos les instan a hacer, para permitir que el Espíritu de Dios realice su voluntad.

Esta es la preparación (el equipamiento, la limpieza) que cada uno de nosotros debe elegir hacer diariamente. Es nuestra propia responsabilidad el despojarnos de lo viejo y ponernos lo nuevo. (Efesios 4:22-24)

ADVERTENCIA EN CONTRA DE LOS CONSEJOS MUNDANOS

"Ay de los niños rebeldes," dice el Señor, "que se aconsejan, pero no de mí, y que idean planes, pero no de mi Espíritu, para que añadan el pecado al pecado. Que caminan para bajar a Egipto, y no han pedido mi consejo." (Isaías 30:1-2)

Todo el mundo necesita asesoramiento de forma constante. Todos necesitamos encontrar una guía y dirección válida a través de las oportunidades y desafíos de la vida. El Señor debe ser nuestro recurso constante para tal consejo. "Esto también viene del Señor de los ejércitos, que es maravilloso en el consejo y excelente en la guía" (Isaías 28:29). El consejo del Señor es maravilloso; ¡es excelente! Este maravilloso consejo de Dios viene a nosotros a través de la palabra de Dios. "Sus testimonios son también mi deleite y mis consejeros" (Salmo 119:24).

Por consiguiente, los que se dirigen a otro lugar en busca de consejo se rebelan (al menos, inadvertidamente) contra el Señor. "Ay de los niños rebeldes, dice el Señor, que toman consejo, pero no de mí." Nuestro Dios de la gracia quiere aconsejarnos en su camino. Quiere enseñarnos a vivir con su sabiduría y su provisión. Cuando estamos formulando nuestros planes, quiere que permitamos que Su Espíritu nos dirija a través de Su palabra.

La única otra opción es apoyarse en el consejo del mundo: "que idean planes, pero no de mi Espíritu... que caminan para bajar a Egipto, y no han pedido mi consejo." Dios advirtió fuertemente a sus hijos de la vanidad de buscar la sabiduría mundana de Egipto. "Estáis cansados de la multitud de vuestros consejos; que se levanten los astrólogos, los observadores de las estrellas y los pronosticadores mensuales y os salven de estas cosas que os vendrán" (Isaías 47:13).

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion