Sermons

Summary: Dar es un reflejo de mi respuesta al evangelio.

Hoy continuamos nuestra nueva serie de Sermones que le hemos llamado: Discípulo ADAMI. Este título incorpora dos palabras muy importantes para nosotros como iglesia. Primero, se trata de ser un discípulo de Jesús, es decir un seguidor comprometido, dispuesto, moldeable del Señor Jesús. Y segundo, tenemos la palabra ADAMI.

Si es primera vez que escuchas la palabra ADAMI quizá te parezca algo extraño. Y es que lo es, porque ADAMI es una palabra inventada que forma un acróstico que resume cinco acciones que como iglesia local consideramos fundamentales para el crecimiento de los discípulos de Cristo que conforman la iglesia Shalom y de todos los que consideran esta comunidad como su iglesia.

En esta serie queremos repasar esas implicaciones de ser discípulos de Jesús que practican comprometidamente 5 acciones para su crecimiento sostenido en su relación con Cristo: Adorar, diezmar, Aprender, Ministrar e Influir.

Estas acciones no nos procuran el favor de Dios, ni son nuestra manera de torcerle el brazo a Dios para que haga lo que nosotros queremos, sino son bendiciones que tenemos como creyentes para seguir creciendo en nuestra relación con Cristo. Aceptar estos desafíos, redundarán en un crecimiento en tu vida, que, sin duda, impactará a tu familia y a los que te rodean. Porque un discípulo comprometido con Cristo es un corazón que crece en el amor y conocimiento del Señor. Por eso, seamos discípulos ADAMI.

Hoy continuamos con la letra D de nuestro acróstico ADAMI. Hablamos de ser discípulos comprometidos con Diezmar a Dios. Aunque hoy me gustaría hablar mucho más que de sólo el diezmo, me gustaría enfocarme en la práctica cristiana y bíblica de dar. Los discípulos de Cristo damos para el Reino de Dios de lo que Dios nos da.

Si eres visitante o de recién llegada a nuestra iglesia. Quizá pienses que escogiste un mal día para venir por primera vez. Tu temor parece estarse confirmando: “Las iglesias sólo quieren sacarle dinero a la gente”. Para tu tranquilidad quiero decirte que si te quedas el tiempo suficiente por aquí, te darás cuenta que el dinero no es nuestro énfasis. Hablamos del dinero como hablamos de otros temas que son parte de la vida y nuestra relación con Dios. Así que no te asustes, ni desanimes, pero sí te suplico que no te desconectes, sino escuches lo que diremos respecto a este tema, para que comprendas por qué es necesario hablar de él.

Además, una de las grandes bendiciones de ser pastor en la iglesia Presbiteriana, es que, como Pastores, no pasa por nuestras manos ni un solo peso de lo que la iglesia recauda, sino sólo nuestro salario que el Consistorio ha designado. Es decir, que con conciencia tranquila y no por motivos de codicia, podemos hablar de este tema importante en la Biblia.

Este día me gustaría concentrarme en las actitudes y principios que deben caracterizar nuestra práctica de dar para la necesidad y sostenimiento en el reino de Dios.

El pasaje que estaremos considerando se encuentra en la segunda epístola a los Corintios en el capítulo 9.

El contexto de estas instrucciones del apóstol Pablo para la iglesia de Corinto era que en Jerusalén se desató una gran necesidad y los cristianos de dicha ciudad estaban pasando una situación económica bastante extrema.

El apóstol Pablo, aprovechando la red de iglesias que a través de sus viajes misioneros se había formado, comenzó a promover una colecta de ofrenda voluntaria en todas esas iglesias de los gentiles (los que no eran judíos, como los corintios) para que se ayudara a los necesitados en Jerusalén y así llevar esa bendición a los hermanos (o Santos como les llama) de Jerusalén.

De esta interacción entre el apóstol y la iglesia de Corinto podemos aprender mucho acerca de la naturaleza e implicaciones de ser cristianos que den, de ser discípulos de donen, diezmen, den dádivas y demás maneras que hay de bendecir a otros en el Reino de Dios.

Lo primero que queremos hacer notar es que:

Dar es algo contagioso. 2 Corintios 9:1-2

No hace falta que les escriba acerca de esta ayuda para los santos, 2 porque conozco la buena disposición que ustedes tienen. Esto lo he comentado con orgullo entre los macedonios, diciéndoles que desde el año pasado ustedes los de Acaya estaban preparados para dar. El entusiasmo de ustedes ha servido de estímulo a la mayoría de ellos.

Hoy día tenemos muchas herramientas para poder hacer movimientos sociales ¿No es cierto? Con el uso de redes sociales y la tecnología podemos hacer circular información y hacer una recaudación en poco tiempo. Pero en los tiempos del apóstol Pablo, las comunicaciones eran mucho más lenta y casi de persona a persona. Las noticias viajaban con lentitud y el empleo de epístolas o cartas era la tecnología de la época.

El apóstol entonces, a través de sus epístolas, y de envío de noticias por medio de personas, estaba tratando de levantar este apoyo de las iglesias gentiles para la iglesia judía en Jerusalén.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Browse All Media

Related Media


Damos
Dan Stevers
Video Illustration
El Poder De Dar
Church Fuel
Video Illustration
Y Si...
Church Fuel
Video Illustration
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion