Sermons

Summary: Este sermón trata de dar para la obra de Cristo a través de nuestros diezmos y ofrendas. Nos da una razón para dar.

Súmate al equipo de Dios: aquí está mi ofrenda

Proverbios 3: 1-12 2 Corintios 9: 6-15

Estamos en la parte 3 de nuestro estímulo para que todos nos incorporemos al Equipo de Dios donde sea que estemos hoy. El propósito es hacer la obra por la que Cristo murió a fin de alcanzar a otros para Dios. La primera semana buscamos formar parte del equipo dándole a Dios nuestro servicio. La segunda semana buscamos formar parte del equipo dándole a Dios nuestro tiempo. Hoy vamos a formar parte del equipo de Dios dándole a Dios nuestro dinero.

Juguemos al peligro y veamos cuántas preguntas puedes responder correctamente.

• ¿Quién lo hace? La Biblia llama a la persona más rica a su tiempo. (Respuesta: Quién era Salomón).

• ¿Cómo llama la Biblia la raíz de todo tipo de maldad? (Respuesta: ¿Qué es el amor al dinero? 1 Timoteo 6:10).

• Quién dio el 50% de la riqueza que tenía a los pobres el día que se salvó. (Respuesta: ¿Quién era Zaqueo? Lucas 19: 8).

• Quien dijo: "Deberías haber dado un diezmo sin descuidar la justicia y el amor de Dios". (Respuesta: ¿Quién era Jesús? Lucas 11:42).

• ¿Quién dio la ofrenda más grande de la Biblia? (Respuesta: ¿Quién era la viuda pobre? Ella puso todo lo que tenía para vivir, dos monedas de cobre)

Una cosa que aprendemos de la pobre viuda es que Dios siempre está más impresionado por la pequeñez de la cantidad que nos queda después de dar que Dios está impresionado por la cantidad que dimos.

Hagamos un juego más. Te voy a dar un millón de dólares y la oportunidad de pujar por tres cosas. Si no es el mejor postor, perderá automáticamente el artículo por el que está pujando. Preparémonos para pujar.

• ¿Qué es lo máximo que está dispuesto a ofertar por su vista?

• ¿Qué es lo máximo que está dispuesto a ofrecer para poder mover su cuerpo desde el cuello hacia abajo?

• ¿Qué es lo máximo que está dispuesto a apostar por tener una mente sana y poder pensar con claridad y claridad?

Piense por un momento en cuánto valoraba cada una de esas cosas. Ahora piense, ¿cuánto le pagó a Dios para que esas cosas fueran posibles para usted? ¿Cuánto estás dispuesto a darle a Dios hoy en agradecimiento por estas y tantas otras cosas que Dios ha hecho posible en tu vida?

¿De repente, Dios pidiéndonos un centavo de cada centavo que logramos obtener no parece tanto? ¿Por qué tenemos que perder algo para apreciar tenerlo en primer lugar? ¿No sería la vida más rica si pudiéramos apreciar lo que tenemos ahora y dar gracias con alegría por ello, pagando a quien podamos por hacerlo posible?

Entrar en el equipo de Dios se trata en parte de saber de dónde vienen realmente nuestras victorias en la vida. Es saber de dónde vienen nuestras bendiciones. Cuando leemos como lo hicimos en Proverbios, "honra al Señor con tu riqueza", ¿lo ves como una oportunidad para formar parte del equipo con nuestras ofrendas o lo ves como un ataque a nuestras posesiones?

Una cosa que sí sé sobre Dios es que Dios es bueno y Dios quiere bendecirnos. Incluso en el versículo de Proverbios, Dios tenía una buena razón para decirnos que honráramos al Señor con nuestras riquezas. El versículo continúa diciendo, Proverbios 3:10 (NVI2011) 10 entonces tus graneros se llenarán hasta rebosar, y tus tinajas rebosarán de vino nuevo.

Dios está diciendo que si puedes honrarme con tu ofrenda, puedo darte más de lo que habrías tenido en primer lugar. También me encargaré de que lo pases bien celebrándolo.

El escritor de Proverbios sabía que a algunos de nosotros nos costaría creer esto, así que escribió anteriormente en el versículo, Proverbios 3: 5-6 (NVI2011)

5 Confía en el SEÑOR con todo tu corazón y no te apoyes en tu propio entendimiento; 6 en todos tus caminos sométete a él, y él enderezará tus sendas.

Es necesario que sucedan dos cosas para que usted obtenga el tipo de recompensa que Dios quiere darle con su dinero. La primera es confiar en Dios y dejar de intentar resolver las cosas por ti mismo. Tus matemáticas no son las matemáticas de Dios. Lo segundo es reconocer que su dinero está vinculado a todas las demás áreas de su vida. ¿Qué haces con el dinero determina lo que experimentas en la vida?

He visto a Dios hacer cosas con dinero en mi vida que yo nunca podría haber hecho por mi cuenta. Mi esposa y yo siempre hemos diezmado. Incluso en el seminario, cuando no teníamos mucho dinero, le dábamos el 10% de nuestros ingresos al Señor. Estábamos en una pequeña iglesia presbiteriana y, debido a que diezmábamos, pensaban que éramos ricos. No es que estuviéramos dando tanto. Era que otros estaban dando tan poco.

Copy Sermon to Clipboard with PRO Download Sermon with PRO
Talk about it...

Nobody has commented yet. Be the first!

Join the discussion